Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Caminos

Imagen
"Todos los caminos conducen a Roma". Eso me dijeron, me enseñaron. Una frase mentirosa, impropia de un maestro, un amigo y una madre. No es así, es una farsa, créeme. Los caminos no siempre te llevarán al mismo sitio, los caminos te llevan a encrucijadas y en cada elección te pueden pasar dos cosas: o te encuentras más o te reconoces menos.

Dejarte llevar por el camino es una manía peligrosa no exenta de frustración. A menudo las señales y las indicaciones de aquellos a quienes preguntas te llevan a un lugar lleno de nieblas, y llegado a ese punto te verás cargando contra ti porque no hay más culpables que tú y tu dejadez. Puedes buscar si quieres alivio en tomarla con los demás para descargar tus culpas, y esto será como pequeñas dosis de morfina que aplacarán tu dolor, pero no te engañes, como la morfina crea adicción, y cada carga contra los que te rodean son también otras maneras de matarte, ocasionarte daños, heridas irreparables que no pararán de sangrar. No hay escap…

Al Jerreau y el elixir de la eterna juventud

Imagen
Cuando se subió anoche al escenario dijo en ese inglés esforzado para que le entendiéramos aquello de "estuve aquí hace…" y después de una larga pausa: "before". Arrancó nuestras primeras sonrisas, buena manera para empezar. Él pueda que no se acuerde cuando estuvo. Yo seguro que no olvidaré el 15 de julio de 2014, por varias razones.

Al Jerreau es difícil de olvidar cuando lo vives en directo. Su boina negra ensombrece sus ojos y destaca sus labios. Su espalda engarrotada se prolonga en forma de interrogación y se encaja en sus caderas rígidas, gastadas de tanto bailar. Su chaqueta arremangada deja al descubierto unos brazos desnudos y fibrosos que remueven unos dedos revoltosos como colas de serpientes que cantan al ritmo de su boca elástica. Esos brazos de Al se estiran y encogen como varas de trombón para jugar con el micro y amplificar sus registros cromáticos. Saqué las cuentas y con sorpresa comprobé que ese volcán sobre el escenario tiene 74 años de edad y …

La Hojarasca - Gabriel García Márquez

Imagen
Aquí empezó todo. Por eso la quería leer, este año, justo el año de su muerte. Por eso la propuse como lectura en el club de los 1001 Lectores. Después de leer La Hojarasca tengo que decir que hay que leerla para llegar a entender en toda su extensión qué nos cuenta Gabo en 100 años de soledad. Reconozco que cuando leí 100 años de soledad, las mariposas, los rabos de cochino y todas aquellas imágenes mágicas lo llenaron todo. Fue una explosión de colores (los fuegos artificiales de los que habla mi buen amigo Iván). Y me pasó eso: la forma se comió el fondo. 

Al leer La Hojarasca por fin entiendo muchas cosas. Gabo Márquez publica esta novela en 1955, doce años antes que 100 años de soledad. Aquí aparece por primera vez el nombre de Macondo que a su vez tiene mucho de su Aracataca natal como dijo en más de una ocasión. Allí nació Gabo, y allí nació el escritor. Luego emigró hacia otros lugares, otras latitudes, otras literaturas. Esto hubo quien no se lo perdonó porque querían leer má…

Scream

Imagen
If they tell you I wasn't living.
If they tell you my skin was never aroused by your touch
and my lips never kissed you.
If they tell you my eyes never watered
at the presence of your loving
caress.

If they tell you I wasn't free
If they tell you I never flew
and couldn't scare butterflies
or smell the fresh droplets
in the early morning.
If they tell you I never embraced
the sentences that plunged
out of your anguished
throat.

If they tell you I couldn't love you.
If they say life is shortened
when one wants to live.
If they tell you my laugh
the one you never heard
no one ever has.

Tell them it wasn't true.
Tell them it was a lie.
Scream!,
scream because I can't.

Scream out I am real,
tell them I can feel.
Scream out I am happy,
tell them I am still alive.

To Nerea


Trad. del poema "Grita" de Miguel A. Brito.
Traducción: Cindia y Sergio Escalante Vinuesa.


Maléfica: Una historia que pudo ser real

Imagen
¡Por fin! He esperado más de cuarenta años para que me cuenten cuentos como verdades. La espera ha valido la pena. Al fin alguien me cuenta que el mundo no se compone de buenos y malos sino que todos tenemos algo de los unos y los otros. Por fin alguien me dice que un beso de amor verdadero es muchas veces un hecho puntual, que por eso escasean, que por eso probablemente hemos recibido muy pocos a lo largo de nuestra vida, que normalmente ese beso te lo dan cuando menos te lo esperas, que no sólo los dan los príncipes vestiditos de azul que montan corceles de crines blancas, que eso son sólo ñoñerías. Más de cuarenta años, casi cincuenta he tenido que esperar: Ha valido la pena.
El domingo fui a ver Maléfica, la última entrega de los Disney de toda la vida. Con esta película, la factoría reina de los cuentos en el cine, echa por tierra el castillo de su estructura fílmica basada en los buenos buenos y los malos malos. Con Maléfica da una vuelta a cómo se han de contar las historias. El…