Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

La casa de las flores rotas - Juan Andrés Herrera

Imagen
El polvo del Sahara llegó del Este, atravesando el mar como una nube de langostas. Por eso, la guagua va tan lenta. Juan observa desde su asiento al conductor, un tipo gordo capaz de conducir con la tripa, inclinar la cabeza sobre el volante como si de pronto sus ojos hubiesen enfermado de cataratas. Desde que salieron de la ciudad, el polvo, esas gigantescas cortinas ocres más parecidas a una contaminación de mosquitos que a otra cosa, ocultan el paisaje, incluido el mar y los caminos que llegan a él. ¿Dónde carajo estás? Vas hacia el sur, eso está claro, pero ¿dónde?, se pregunta Salas al tiempo que escudriña un paisaje idéntico en cada curva.

Así, con esta magistral descripción de esa atmósfera tan polvorienta, reseca y tediosa de un típico día de siroco, Juan Andrés Herrera nos abre el mundo que recrea en su libro “La casa de las flores rotas”; es la escena inicial, la de la llegada del protagonista Juan Salas al pueblo de La Degollada de los Cochinos en el sur de Tenerife, un pueb…

Andamana la reina mala - Marcos Alonso

Imagen
Ambición, traición, guerra interior. Estos sentimientos, estas maneras de vivir, estas afiladas aristas que conforman la personalidad ¿son atemporales?, ¿forman parte necesaria de la condición humana? Yo diría que sí que lo son. Sobrados son los ejemplos a lo largo de la historia para concluir que lo llevamos en los genes y que sólo la modulación de esos comportamientos, sólo las victorias parciales del raciocinio, han impedido que terminemos acabando con nosotros. La ambición llevada al extremo de la traición es el eje de "Andamana la reina mala", la primera novela del escritor canario Marcos Alonso. La protagonista, Andamana, está configurada como un personaje lleno de recovecos, de aristas. ¿Será por esa razón por la que Marcos decidió colocarle una máscara que ocultara su parte más vulnerable, su rostro?
"Andamana la reina mala" es una historia atemporal. Pasado y presente se mezclan a partes iguales, del mismo modo que ocurre con los paisajes, que sitúan la hi…

Melodía de lágrimas

Imagen
Hoy no voy a contarles mucho. Es de esas ocasiones en las que no hay palabras. Solo hay que abrir bien los ojos y escuchar el sonido de las imágenes. Las lágrimas brotan impotentes, empujadas por el desánimo, y resuenan más que una sinfonía de goterones escupidas por la tormenta. Los gobiernos invierten en tiempos de crisis, pero lo hacen para "sanear la economía" a base de poner parches en el casco de un barco que inevitablemente se hunde. Se habla mucho de "re-construir". No me gustan esas palabras que empiezan con "re": re-construir, re-cuperar, re-plantearse,... palabras que apestan a pasado, a estático, a miedo, a falta de coraje, a comodidad: "¡hagan lo que sea, pero arréglenme esto!" A mí me gustan otras palabras, más osadas, menos ajadas, palabras sin "re", palabras como construir, hacer, plantearse y también plantarse. El pasado viernes, la Orquesta y el Coro de la ERT, la orquesta sinfónica de Grecia, dirigida por Markos Mois…

Polo Ortí. Qué suerte que hayas venido.

Imagen
Escuché por primera vez a Polo Ortí como acompañamiento del tristemente desaparecido timplista José A. Ramos en su disco "Para timple y piano", un disco que os recomiendo encarecidamente, mágico de verdad. Después de escucharlo repetidas veces, me dije que si algún día venía por aquí a actuar iría a verlo sin dudarlo. No se dieron las circunstancias para hacerlo con anterioridad pero anoche pude cuadrarlo todo y sí, pude ir a verlo. Actuó en el Teatro Leal de La Laguna y estuvo acompañado por su banda habitual, con Luismo Valladares al bajo y Juanjo Ortí a la batería. Por si fuera poco, me llevé algo más ya que también se sumaron dos gigantes al escenario que no había escuchado antes: Viktorija Pilatovic, una voz que nunca olvidaré, e Israel Sandoval, un guitarrista dotado de una gran técnica interpretativa en sus solos. Polo Ortí ejerce desde hace poco como profesor de la prestigiosa sede valenciana de la Berklee College of Music que es casi igual a su sede central de Bosto…

Nadie me escuchaba

Imagen
Por mi boca se asoman.
Otra vez. Son esos ruidosos espasmos carentes de sentido, cada vez más incongruentes, que cabalgan atropellados como una jauría, que cortan el aire, que abollan el silencio con sus coces. Esos que adormilan las iniciativas y despiertan las alertas. Esos que son capaces de acobardar al más valiente defensor de sus ideales.
Sí. Lo sé. Sé que ellos, los que los escuchan, a mis espaldas se refugian en sus cuevas, y sus silencios iniciales poco a poco se convierten en una coral de susurros que me juzgan, lejos, para que no los escuche. Lo que no saben es que sus ecos me llegan en forma de cruces de miradas, sonrisas impuestas, espásticas, gestos cómplices y delatores.
A mí no me queda otra que seguir haciendo resonar mi estómago. Ya no recuerdo cuándo dejé de hablar, ni cómo sonaba mi voz. Sólo sé que nadie me escuchaba.

Feria del Libro en La Laguna

Imagen
Este fin de semana se está celebrando la Feria del Libro en La Laguna que para la ocasión ha elegido, a mi modo de ver con acierto, los alrededores de la Iglesia de La Concepción para desarrollar la mayor parte de las actividades.
Toda una experiencia ayer sentarme a firmar algunos ejemplares de los libros de relatos solidarios en los cuales participo con tres microrrelatos, uno por cada libro de la colección.
Hoy me he llevado la alegría de ver cómo la colección traspasa fronteras y ya aparece ofertada en la web de la Librería Nacional, de Bogotá. Además, en la plataforma de Agapea, también aparecen anunciados tanto en versión papel como en versión ebook.
Nuestro deseo, el de todos los autores, es que ustedes nos lean y que se reúna una buena cantidad de dinero para esas tres ONG's Cruz Roja, Amnistía Internacional y Ayuda en Acción, que tan buena labor social están llevando a cabo en estos tiempos de escasos recursos.
Hoy sería un buen plan el dar un paseo por La Laguna y despe…

Intemperie - Jesús Carrasco

Imagen
Era la novela del mes de mayo de El Club de los 1.001 lectores, esa iniciativa de el Blog La Esfera Cultural en el cual participo y al cual os recomiendo que os apuntéis. Intemperie es una novela que seguramente no me hubiera comprado tan pronto de no haber tenido el estímulo de leerla. Una hallazgo sorprendente.
Intemperie narra una historia que tiene lugar en un lugar indeterminado. Podría tratarse de Andalucía, en época de sequía. Tampoco sabemos en qué fecha puedan tener lugar los acontecimientos, aunque bien podría ser en la postguerra. Tampoco sabemos el nombre del protagonista, un chico de apenas unos ocho años, ni de ninguno de los otros personajes: un viejo cabrero, un alguacil, su ayudante y un "tullido" u hombre amputado por las rodillas. Ni siquiera tiene nombre el perro del viejo cabrero, ni sus cabras. Todo esto que podría parecer algo casual, no lo es. Está hecho (estoy convencido) con total intención por parte de Jesús Carrasco que con Intemperie nos demuest…