domingo, 30 de agosto de 2015

Salmo44 - Danilo Kis

Salmo, 44, Danilo, Kis, Auschwitz, judios, biblia, novela, narrativa, acantilado
Título: Salmo 44
Autor: Danilo Kis (tr. Luis Fernanda
Garrido y Tihomir Pistelek)
Editorial Acantilado
Colección Narrativa del Acantilado, 246
128 págs.
Precio: 14,25 € en Agapea

He quedado prendado de esta novela que confieso que empecé a leer sin ganas. Es la primera que escribió el serbio Danilo Kis (Subotica, Serbia, 1935-89) el año 1962. No conozco los salmos de la Biblia, por eso lo primero que hice al terminar de leer Salmo44 fue buscarlo para intentar establecer la conexión entre este pasaje bíblico del antiguo testamento y la novela de Danilo Kis y recomiendo que lo hagan porque es la pieza que falta para terminar de entender del todo el sentido de la obra: se trata de cerrar el círculo, es como si la lectura final del salmo fuera el colofón de la obra, el punto y final (puedes leer el Salmo 44 aquí).

Salmo44 es una novela corta en extensión (apenas 125 páginas), y en la que cuesta entrar, os advierto. Pero también os digo: una vez entréis ya no podréis salir. Es como si fuéramos recluidos en ese campo de concentración de Auschwitz donde transcurre la casi totalidad de la obra. Zana, Polia y Marija, junto a su hijo pequeño Jan, planean escapar Auschwitz horas antes de la entrada de las tropas aliadas. Para Polia ya es tarde, está gravemente enferma y difícilmente podrá sobrevivir. Faltan un par de horas para que se pongan en marcha. Deben hacerlo esa misma noche, porque ya se escuchan cerca los cañones de los aliados, y ellas saben que huir es su única salvación ya que los planes de los alemanes son matarlos a todos antes de que los aliados lleguen al campo de concentración. Quedarse es morir. Huir probablemente signifique lo mismo, pero al menos hay una oportunidad.

Danilo Kis, autor de Salmo 44
(Imagen extraída de Google images)
El narrador, muy pegado a Marija, nos alterna el momento actual, esas dos horas de espera, con el pasado, en el cual se entremezclan recuerdos con reflexiones. Ese narrador es lo que me ha dejado más impactado después de leer Salmo44. Me lleva de la mano y me susurra los pensamientos, me hace latir al ritmo del corazón de Marija. Me llevaba y me traía y yo seguía allí, en aquel barracón, a la espera de huir con ellas también.


Muchas son las obras que se han escrito sobre Auschwitz, pero esta aporta algo nuevo. Ya no se trata de describir escenas dramáticas, que también, quizás las más dramáticas que he leído, sino poner sobre la mesa dos temas trascendentales: las dudas que se crean en esas circunstancias sobre la existencia de Dios (de ahí el salmo), y la esperanza como motor de la supervivencia, personificada en el hijo de Marija, Jan (realidad), y en las ganas de encontrar al padre del niño, Jakob, aunque Marija no sepa a ciencia cierta si vive o no (ilusión).

martes, 18 de agosto de 2015

El caso de la Pensión Padrón - Ana Joyanes y Francisco Concepción

Título: El caso de la Pensión Padrón
Autores: Ana Joyanes y Francisco
Concepción.
275 páginas
Editorial: La Esfera Cultural
ISBN: 978-84-606-6440-6
PVP: 17,80€
pueden adquirirlo aquí
(disponible también en versión
kindle en Amazon a 6,99 €)
Ser escritor es difícil. Según ha comentado Francisco Concepción en alguna ocasión, es “un oficio muy solitario”.  Yo tengo mi opinión al respecto: es mucho más difícil escribir acompañado que sólo (en contra de lo que pudiera parecer), sobre todo si se trata de hilvanar una novela (es distinto en el caso, por ejemplo, de un libro de relatos). Empastar escenarios, personajes, trama,… juntar las percepciones de dos cabezas para que parezca una sola que no sea además (para liarlo aún más) ninguna de las dos es muy pero que muy difícil. Por eso, vaya por delante mi reconocimiento y felicitación por el ejercicio de trabajo en equipo que han realizado Ana Joyanes y Francisco Concepción a la hora de escribir “El caso de la Pensión Padrón”, una obra diferente.

Se trata de una novela que relata desde la ficción un hecho real ocurrido en Santa Cruz de Tenerife. En el año 2008 se produjo un asesinato en una pensión de la capital tinerfeña, la Pensión Padrón. El cadáver fue ocultado entre dos colchones sobre los cuales durmieron varias personas hasta que fue descubierto dos años después en el año 2010 (aquí, artículo de prensa). Un hecho además que no tuvo la merecida repercusión en los medios de comunicación, quizás porque las personas implicadas fueron lo que de manera habitual son definidos como desechos de la sociedad. Pero esos desechos de la sociedad tienen voz y vidas y cosas que contar, lo que ocurre es que normalmente no se les escucha o no interesa hablar de ellos. Una de las cosas que más me ha gustado precisamente de esta novela es que Ana y Francisco dan voz a estas personas y las dignifican. Nos hacen ver que detrás de un puñado de huesos entre dos colchones hay toda una historia que merece ser escuchada más allá del frío resultado de una autopsia.

El libro está escrito en varias fechas y ubicaciones, que van aportando su grano de arena para ir construyendo la sólida estructura de la historia y que se van alternando. Por un lado el año 2008, en el cual se relata cómo van cruzándose las vidas de varios personajes entre los que se encontraba el asesinado, Agustín Garcés para ir coincidiendo todos como inquilinos de la Pensión Padrón. Por otra parte, el año 2010. En esa etapa toman protagonismo un periodista, Samuel Nava, a quien el editor del periódico en el que trabaja le encarga cubrir el caso, y también Elisa Martos que deja Madrid para instalarse en Tenerife con el fin de iniciar una nueva vida, y cuya perspicacia sirve de ayuda a Samuel Nava para construir la historia.
Ana Joyanes y Francisco Concepción
autores de El Caso de la Pensión Padrón
(Fotografía: Miguel A. Brito)

El caso de la Pensión Padrón está escrita en un tono dinámico y la ambientación y el relato en sí de las escenas toman forma a través de un lenguaje muy explícito. Era necesario, porque en una historia como esta no caben las florituras y hay que explicar las cosas como son, de ahí el término “literatura explícita” que aparece en la contrapartida de la novela. Ese lenguaje explícito compite en determinados pasajes con el lenguaje periodístico, que constituye una mezcla interesante que involucra al lector: El efecto que se consigue es meterlo de lleno en la historia.

Aunque lo más destacable son los personajes, a los que terminamos dando forma definida conforme avanzamos en la novela. Era muy fácil caer en el error de definir a los buenos buenos y a los malos muy malos. Los autores sin embargo no han caído en ese error, y nos presentan a personajes con varias caras, y lo que es más importante: con el derecho a contarnos su historia para ser escuchados, independientemente de su papel más o menos decisivo en el desenlace de la historia. Todos de alguna manera son perdedores o víctimas, cada uno a su nivel, desde la prostituta desdentada y yonqui de la Toña hasta el periodista Samuel Nava. De ahí que podamos palpar tanto la historia y sentir tan de cerca los personajes.


En el acto de presentación del libro, en el cual actué como moderador y que pueden visionar aquí, podrán escuchar, aparte de la opinión de los autores, la intervención del abogado defensor del único imputado por el crimen de la Pensión Padrón.