domingo, 24 de marzo de 2013

Bebo. Acorde final

Bebo Valdés, grandes manos y amplia sonrisa.
¡Qué más se puede pedir!
Si la vida de un pianista se contara por cada nota que tiene un piano, Bebo Valdés hace mucho tiempo ya que tendría que haber muerto. Un piano de cola tiene 88 notas, 88 teclas, 52 blancas y 36 negras, negras como sus manos, las manos de Bebo. Él vivió 94. Nunca me perdonaré no haberme bebido un sorbo de él cuando acudió a Tenerife no hace mucho, en 2.005. Me lo perdí no recuerdo por qué. Supongo que me pilló algo falto de entusiasmo. Supongo que me diría otro día vendrá, ¿Qué más da? El caso es que no volvió, no vino más, murió el viernes. No lo veré nunca.
Dio su último acorde. Yo me lo imagino en tono mayor, alegre, ese que nos dice que después de una canción seguirá otra. Queda para siempre su sonido. Siento debilidad por Bebo Valdés, más allá que por su música por su vida. Él vivió tres vidas en una. Dice una historia que durante su destierro de su Cuba natal enfermó. El médico que lo vio le dijo que no podría tocar más el piano a lo que él contestó, Únicamente muerto. Abandonó Cuba por discrepancias con el régimen a principios de los 60, allí dejó mujer y cinco hijos (entre ellos Chucho) y se exilió en Estocolmo después de dar tumbos por varios países. Allí se volvió a casar y permaneció treinta años casi en el anonimato, para renacer en los años noventa y dejarnos, a otra generación de admiradores, la oportunidad de disfrutar de su música.
El pasado viernes murió. Dicen que cambiará el calor de Benalmádena, donde se había instalado los últimos años, para descansar el sueño eterno en Estocolmo al lado de su esposa Rose-Marie que murió el año pasado.
Dos vidas en una. Qué envidia. Bebo nos enseñó que, mientras el cuerpo aguante, siempre hay tiempo para estar vivo.



Obsesión, Con Bebo Valdés y Diego El Cigala.

3 comentarios:

Ana J. dijo...

Sé que lo que voy a decir sonará fatal, pero no siento su muerte: cuando alguien puede vivir una vida tan plena, cuando ha realizado su sueño y ha creado tanta belleza, la muerte no es tan terrible.
Solo se ha ido su cuerpo, su espírutu sigue vivo en su música y en su recuerdo.
Agradezco cuanto nos ha dejado: un legado inmortal.

Francisco Concepción dijo...

Jamás olvidaré a los dos conciertos que asistí, en primera fila (por circunstancia de trabajo) y al verlo salir al escenario dije: "Que termine el concierto por favor, antes de morir, que no me lo quiero perder". Casi no se mantenía en pie y cuando puso sus manos sobre el piano rejuveneció 50 años.

Bebo nos vemos. Aquí nos dejas tu música.

Ángeles Jiménez dijo...

Grande, Bebo, ¿cómo se puede sentir una muerte después de una vida tan rica, después de un legado tan tremendo? Bebo eterno, que descanse.