sábado, 16 de noviembre de 2013

Dianne Reeves: ¿Cómo se convierte la voz en instrumento?

Dianne Reeves
Imagen extraída de Google Images
Me quedé perplejo. No es de extrañar. No fui el único por lo que pude escuchar en las conversaciones de los que salíamos del auditorio. Hay cantantes que te sorprenden por su voz. Otros por sus letras. Otros por cómo conectan con el público, por cómo se desenvuelven en el escenario.
El pasado miércoles fui a escuchar a Dianne Reeves. Ella me sorprendió por algo que estaba por encima de todo esto que os he comentado anteriormente: por haber convertido su voz en instrumento musical, un instrumento de varias octavas, capaz de ir del grave al agudo de un salto, sin quedarse a medio camino, acertando de lleno en el pentagrama. Poseída. Con un estilo interpretativo que se queda a medio camino entre su Detroit natal y África, en donde a buen seguro tiene sus raíces.
Ritmo, voz, ritmo y más ritmo, y voz y más voz. No paró de cantar. Tanto es así que hablaba cantando. Tanto es así que nos presentó a los componentes de la banda cantando. Tanto es así, que dijo un byebye cantando como despedida: fue lo último que nos cantó. Cuatro Grammys no los gana cualquiera. Los gana ella, porque es una artista integral. Si tienes la oportunidad, ve a escucharla.

En la sección "Te sugiero que escuches" os dejo su último trabajo "When you know". Ya tiene unos años, desde el 2008, con standards del jazz y el soul cantados a su estilo, siempre con gran respeto hacia los maestros de las cuales pide prestado su trabajo.

También os dejo un video de un tema llamado "Tango". Ella nos explicó, perdón, nos cantó, que con este tema pretendía demostrar que no hace falta poner letra a una canción cuando se quiere transmitir, que sólo hace falta mezclar voz con música y ritmo y que de esa manera había logrado arrancar sentimientos desde Estados Unidos a Argentina, pasando por Brazil o Venezuela. Por eso el lenguaje de la música, es universal. No hace falta entender la letra de esta canción porque esta canción no tiene letra, solo hace falta sentir lo que Dianne nos quiere transmitir, y de eso ella sabe un rato.


2 comentarios:

Francisco Concepción dijo...

Una de mis favoritas

Ángeles Jiménez dijo...

Compartimos ese concierto, una delicia, no se la pierdan si tienen la oportunidad