martes, 18 de agosto de 2015

El caso de la Pensión Padrón - Ana Joyanes y Francisco Concepción

Título: El caso de la Pensión Padrón
Autores: Ana Joyanes y Francisco
Concepción.
275 páginas
Editorial: La Esfera Cultural
ISBN: 978-84-606-6440-6
PVP: 17,80€
pueden adquirirlo aquí
(disponible también en versión
kindle en Amazon a 6,99 €)
Ser escritor es difícil. Según ha comentado Francisco Concepción en alguna ocasión, es “un oficio muy solitario”.  Yo tengo mi opinión al respecto: es mucho más difícil escribir acompañado que sólo (en contra de lo que pudiera parecer), sobre todo si se trata de hilvanar una novela (es distinto en el caso, por ejemplo, de un libro de relatos). Empastar escenarios, personajes, trama,… juntar las percepciones de dos cabezas para que parezca una sola que no sea además (para liarlo aún más) ninguna de las dos es muy pero que muy difícil. Por eso, vaya por delante mi reconocimiento y felicitación por el ejercicio de trabajo en equipo que han realizado Ana Joyanes y Francisco Concepción a la hora de escribir “El caso de la Pensión Padrón”, una obra diferente.

Se trata de una novela que relata desde la ficción un hecho real ocurrido en Santa Cruz de Tenerife. En el año 2008 se produjo un asesinato en una pensión de la capital tinerfeña, la Pensión Padrón. El cadáver fue ocultado entre dos colchones sobre los cuales durmieron varias personas hasta que fue descubierto dos años después en el año 2010 (aquí, artículo de prensa). Un hecho además que no tuvo la merecida repercusión en los medios de comunicación, quizás porque las personas implicadas fueron lo que de manera habitual son definidos como desechos de la sociedad. Pero esos desechos de la sociedad tienen voz y vidas y cosas que contar, lo que ocurre es que normalmente no se les escucha o no interesa hablar de ellos. Una de las cosas que más me ha gustado precisamente de esta novela es que Ana y Francisco dan voz a estas personas y las dignifican. Nos hacen ver que detrás de un puñado de huesos entre dos colchones hay toda una historia que merece ser escuchada más allá del frío resultado de una autopsia.

El libro está escrito en varias fechas y ubicaciones, que van aportando su grano de arena para ir construyendo la sólida estructura de la historia y que se van alternando. Por un lado el año 2008, en el cual se relata cómo van cruzándose las vidas de varios personajes entre los que se encontraba el asesinado, Agustín Garcés para ir coincidiendo todos como inquilinos de la Pensión Padrón. Por otra parte, el año 2010. En esa etapa toman protagonismo un periodista, Samuel Nava, a quien el editor del periódico en el que trabaja le encarga cubrir el caso, y también Elisa Martos que deja Madrid para instalarse en Tenerife con el fin de iniciar una nueva vida, y cuya perspicacia sirve de ayuda a Samuel Nava para construir la historia.
Ana Joyanes y Francisco Concepción
autores de El Caso de la Pensión Padrón
(Fotografía: Miguel A. Brito)

El caso de la Pensión Padrón está escrita en un tono dinámico y la ambientación y el relato en sí de las escenas toman forma a través de un lenguaje muy explícito. Era necesario, porque en una historia como esta no caben las florituras y hay que explicar las cosas como son, de ahí el término “literatura explícita” que aparece en la contrapartida de la novela. Ese lenguaje explícito compite en determinados pasajes con el lenguaje periodístico, que constituye una mezcla interesante que involucra al lector: El efecto que se consigue es meterlo de lleno en la historia.

Aunque lo más destacable son los personajes, a los que terminamos dando forma definida conforme avanzamos en la novela. Era muy fácil caer en el error de definir a los buenos buenos y a los malos muy malos. Los autores sin embargo no han caído en ese error, y nos presentan a personajes con varias caras, y lo que es más importante: con el derecho a contarnos su historia para ser escuchados, independientemente de su papel más o menos decisivo en el desenlace de la historia. Todos de alguna manera son perdedores o víctimas, cada uno a su nivel, desde la prostituta desdentada y yonqui de la Toña hasta el periodista Samuel Nava. De ahí que podamos palpar tanto la historia y sentir tan de cerca los personajes.


En el acto de presentación del libro, en el cual actué como moderador y que pueden visionar aquí, podrán escuchar, aparte de la opinión de los autores, la intervención del abogado defensor del único imputado por el crimen de la Pensión Padrón. 

2 comentarios:

Ana J. dijo...

Qué alegrón me he llevado al leer tu reseña!!!!
Muchas gracias por leer nuestro libro, por presentarlo, por reseñarlo. Pero, sobre todo, por captar su esencia.
Gracias. Muchísimas gracias.

catherine dijo...

De acuerdo, encontré a personas inolvidables y enriquecé mi vocabulario.
Enhorabuena, Miguel Ángel.