lunes, 6 de agosto de 2012

Aplausos un cinco de agosto.

Ayer el cielo se tiñó de rojo mientras veía la estela amarilla de un cometa. Casi al mismo tiempo me enteré de que nos dejaba La Grande y que de nuevo El Grande se hacía Grande, Enorme, Leyenda. Casi al mismo tiempo me enteré de que La Grande, La Dama del Chal Rojo, La Gran Chavela daba su último suspiro y de que El Grande, La Gacela de Jamaica, Usain Bolt volvía a superar, con insultante solvencia, a sus rivales en la final de los 100 metros lisos.

Chavela Vargas era grande. Grande y única. No tuvo que morir joven, como otras, para ser un ídolo. Empezó a cantar de profesional con treinta años, después de haberse bebido un tercio de su vida de bar en bar,  cantando, según dicen quien la vieron, en pantalones y con su pistolón ceñido a la cintura. Siguió bebiendo gran parte de su vida hasta que lo dejó 'joven', a los 79 años, según reconoció en sus memorias, después de haberse bebido "todo el alcohol del mundo". Ella eligió mirar de frente al mundo a ritmo de rancheras y desafiante cantó a las penas del hombre y a los dolores del amor, porque el amor también duele cuando no es correspondido, como le pasó con Frida Kahlo, a quién no tuvo pelos en la lengua para reconocer que amó por ser "una de las mujeres más hermosas que vi en mi vida". Yo hubiera querido conocerte Chavela, igual que Frida, igual que Diego Rivera, 'tu hermano', igual que Sabina o Almodóvar.



El caso de Usain Bolt es distinto. Es otro tipo de ídolo. Ayer lo vi volar de nuevo. Tuvo una vida más fácil que la de Chavela, sin lugar a dudas, ya que vivió su niñez tan acomodado que según él mismo confiesa, no pensaba, siendo pequeño, en otra cosa que no fuera el deporte. Ayer voló sobre Londres y paró el crono en 9,63 seg, el segundo mejor registro de la historia y nuevo record olímpico. Pero tampoco su camino hasta aquí ha sido un camino de rosas. Bolt tiene la pierna derecha más corta que la izquierda: ¡casi centímetro y medio! El suyo es un caso de 'deportista de diseño'. Su anterior entrenador, Friz Coleman, lo hizo correr y ejercitarse hasta romperlo literalmente en Atenas 2004, y provocarle una escoliosis de la que nunca se va a librar. Después de plantearse dejarlo, fue su actual entrenador Glen Mills quién lo rehabilitó para la alta competición trabajando con su cuerpo conjuntamente con un equipo médico y rediseñando a Bolt. El resultado lo pudimos ver ayer, y siempre con esa sonrisa y ese desparpajo ante las cámaras, esas habilidades mediáticas que lo han llevado a superar en su país, en popularidad, la gigantesca figura de Bob Marley.




Ayer repartí aplausos por igual, para mi admirada y entrañable Chavela y para el gran Usain.

3 comentarios:

Ángeles Jiménez dijo...

Grandes jamaicanos, que no paren, ''The show must go on'

Ana J. dijo...

De lo que se entera una! Y luego echamos cualquier excusa para no hacer ejercicio...
Gracias por las dos reseñas, Miguel.

Isabel Expósito dijo...

Me uno a tu homenaje a esta mujer que se bebió la vida, intensa y lentamente, dejando un reguero de pasión y albedrío a su paso.