domingo, 12 de agosto de 2012

El Coronel Chabert - Honoré de Balzac.

Libro: El Coronel Chabert
Autor: Honoré de Balzac
107 páginas
Precio: 11 €
"...yo me marcho a vivir al campo con mi mujer, París me produce horror."
Así tenía que acabar esta trama que Honoré de Balzac llamó El Coronel Chabert, una novela corta que nos pinta un retrato, que aunque fue pintado en el año 1.832, tiene los colores de muchos de los males, que aún hoy, llenan las páginas de los periódicos que leemos. No es de extrañar que quien pronuncia la frase, el procurador Derville, acabe queriendo cerrar página e irse al campo en busca de aire fresco.
En 'El Coronel Chabert', Balzac nos habla de amistad y honor, pero también de justicia e injusticia, de cómo se puede llegar a desear morir viviendo después de experimentar el dolor de la pérdida de la propia identidad y verse despojado de todo lo que un día fue una vida llena de honores reconocidos y elogiados.
Una lectura ligera, bien escrita y estructurada con mucha agilidad, en un formato que más parece tratarse de una obra de teatro que de una novela en sí. Los ambientes son muy bien recreados y los diálogos nos hacen reconocer a los personajes hasta tal punto de ser capaces de vivir sus sentimientos sin necesidad de más descripciones.
El mensaje es sencillo y directo. Por esa razón llegamos a sentirnos identificados con los sentimientos, resultándonos difícil dejar de tomar partido por los diferentes planteamientos: no se sorprendan si sienten pena por unos e indignación y rabia por otros. Quizás el secreto esté en la familiaridad, a pesar de la distancia temporal, de los escenarios retratados, donde vemos campar a sus anchas la ambición sin límites morales o el engaño sin tregua como arma para salvar, sin escrúpulos, las posiciones de privilegio.
Es una lectura fresca, sencilla y con contenido, directa y sin tapujos, que nos hace reflexionar y convencernos de que ningún tiempo pasado fue mejor y que a lo mejor, sobre todo en lo que a la condición humana se refiere, vivimos como vivíamos y seguiremos viviendo.

2 comentarios:

Ana J. dijo...

Es que el hombre y sus pasiones, sus miserias y glorias no cambian porque cambie el calendario.
Y los grandes autores nos lo ponen delante de los ojos a poco que nos molestemos en leer.
Si puedes, pásamelo, porfi.
Besos

Ángeles Jiménez dijo...

Gracias por la reseña, me pongo a la cola del préstamo