jueves, 4 de abril de 2013

Desafío

Hoy es el día, ahora es la hora. Hoy te miro a la cara toro, tan trincado y negro tu pelo y tan brillante porque siempre hay sol en la plaza, pero no te creas mejor que yo, porque el sol es tan tuyo como mío. Toro, tan imprevisible en tus movimientos, tan oscuros tus ojos que apenas distingo sus pupilas, que apenas me dicen solo nada, que solo me dicen casi todo.
Hoy rompo los botones de mi camisa y te muestro mi pecho, no voy con capote de engaños ni empuño el estoque de la muerte. Hoy abro mi alma, te voy de frente, toro. Estoy harto de correr.
No te temo. La Plaza está vacía. Solos tú y yo. Tus cornadas me dolerán seguro, pero por mucho que me hagan sangrar no lograrán  que hinque mis rodillas en la arena antes que tú.








7 comentarios:

Inma Vinuesa dijo...

Admiro tu valentía, tu atreverte a romper, tu coraje por saber.
No es una lidia fácil pero no puede ser más sincera.

Miguel A. Brito dijo...

Hay que tirarse al ruedo: para escribir, para crecer, para vivir, para encontrarse. No es fácil, no. Pero para un toro de lidia sólo vale tener coraje.

Francisco Concepción dijo...

A pecho descubierto¡
Ese video me suena de algo ;))

Miguel A. Brito dijo...

Si Francisco: a pecho descubierto y sin capote de engaños. El video lo tomé prestado. Es muy gráfico de lo que quise expresar. Gracias por enseñarmelo en su momento.

Ana J. dijo...

UFFFF!
Qué fuerte, cuánta potencia en este texto!
Mi más profunda admiración.

Miguel Angel Brito dijo...

Tiene potencia Ana porque esta escrito con letras de desafío. Muchas gracias por leerme. Un abrazo

Ángeles Jiménez dijo...

Al toro es siempre en la plaza y por los cuernos, de otra manera no se deja torear y además es peligroso.