sábado, 30 de abril de 2011

Sueños y ensueños.


Me fijé en él, sentado en la mesa de al lado. Daba pequeños sorbos a una copa de tinto aromático que acompañaba con media ración de buen jamón. Un perfume pasó a nuestro lado taconeando elegante y altivo sin reparar en nosotros. Él siguió su olor, olfateando hasta extraer la última gota de esencia deseando atraparla entre sus manos y sentir su tacto. Cuando se alejó del lugar, él arqueó las cejas y suspiró mientras sonreía. Bebió otro sorbo de la copa, que paladeó con deleite. El sabor del vino y el aroma recién atrapado, seguro que formaban una excitante mezcla en la que recrearse. Incluso, quién sabe si la ensoñación de una experiencia en la que seguir jugando en la noche.
Pidió la cuenta. Dejó una buena propina y se levantó. Tomó su bastón y se dirigió golpeteando los adoquines en dirección al paso de peatones a esperar que el piar del semáforo le indicara que podía cruzar. Yo me quedé sentado en la mesa un instante más recordando la espectacular  mujer que había pasado a nuestro lado. No recordaba su olor, sino sus piernas esbeltas y el pelo castaño y ondulado. Oí el piar verde del semáforo, volví la vista hacia él y lo vi desaparecer calle arriba. De camino a casa, no podía dejar de pensar: ¿en qué soñarán los que no pueden ver?, ¿en qué soñarán?

8 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Buen micro, Miguel Ángel.
Nosotros siempre pensando en que algunas carencias humanas son invalidantes, y en algunas ocasiones, nosotros mismos, acaso por comodidad, hayamos cegado a nuestro cerebro otras percepciones que también nos llegan, como si no existieran y nos perdemos hermosos sueños con fragancias, sonidos, texturas y sabores como protagonistas. :)... Si tenemos cinco sentidos, por qué no usamos todos?

Sigrid dijo...

Microrelato con reflexión.... es genial!!!! cierto es que no pueden, los que nacieron con esta afección, ver imágenes en dos dimensiones, ni colores,... cómo compondrán las imágenes mentales? me quedo con tus preguntas.
El relato con muy buen gusto y muy visual, vamos que me imagino la situación, qué paredójico, no? un saludo

Ana J. dijo...

Ojalá todos disfrutásemos de nuestros cinco sentidos como si fuéramos sordos o ciegos.
Yo he podido percibir lo que percibieron los protagonistas de tu relato a través de tu narración.
Magnífico!

Miguel Angel dijo...

Gracias.
Amando, interesante aportación la tuya sobre lo relativo de las carencias humanas y el cegado involuntario y cómodo a la vez de algunos de nuestros sentidos. ¿Quién es más ciego, el que no ve o el que no quiere ver?.
Sigrid, yo me lo imagino como una amalgama de olores, sonidos y texturas. Como flotando en un líquido denso. Gracias por visitarme.
Ana. Me alegro que te haya hecho sentir cosas con el texto. Me esfuerzo mucho en disfrutar de los cinco sentidos en las situaciones, pero se me hace difícil. Mucho. Ya no digamos si intento encontrar el sexto, el vuestro. Eso sí que es misión imposible.

Ángeles Jiménez dijo...

Qué bonita forma de recrear sensaciones, con el olfato. Dicen que es el sentido más difícil de plasmar en palabras, tú lo has hecho. Y me ha encantado. Leamos con los cinco sentidos. Un beso

Miguel Angel dijo...

Gracias Ángeles. Es todo un halago el que me digas que te haya hecho "oler y saborear" mi texto. El mejor que me podías hacer. "Leamos con los cinco sentidos": Me encanta!!. Un beso

aidarahy dijo...

Muy bueno, Miguel. En tu línea de paladear, percibir, sentir...
Besos.

Miguel Angel dijo...

Muchas gracias, Aída. Me alegro de que te haya gustado. La sensación de la vida se compone de eso precisamente: aromas, miradas, música, paladar, tacto... No es posible vivir de verdad ningún momento sin hacerlo de esta manera. Un beso.