viernes, 26 de agosto de 2011

Un paseo sin pretensiones

Me encontraba solo en casa. El día estaba más bueno fuera que dentro; ideal para un paseo. Un paseo sin más. Ocurrió que cogí mi cámara, y este hecho me invitó a reparar en lo ínfimo de las cosas que encontré en mi camino para elevarlo al altar de lo importante. Así fue como un pequeño paseo sin pretensiones se convirtió en un viaje. No había ido nunca por aquel camino de poco más de un kilómetro alrededor de donde vivo, pero después de mi experiencia, he jurado volver.



14 comentarios:

Inma Vinuesa dijo...

Gracias por invitarnos a pasear contigo por este kilómetro de detalles.

Miguel Angel dijo...

Gracias a ti Inma por acompañarme

Amando Carabias María dijo...

Los paseos se hacen viajes o se hacen aburridos según las miradas. Hay rutas de muchos kilómetros que pasan desapercibidas. No a ti que pones una mirada especial sobre las cosas.

Miguel Angel dijo...

Cierto Amando. No hay más que abrir los otros ojos. Aquellos que los ruidos del entorno se empeñan tanto en cerrar.

Ana J. dijo...

Eso es El Hierro?
Qué preciosidad!
Adoro esa isla y la oportunidad que nos das de disfrutar de ese paseo contigo.
Un millón de abrazos

Miguel Angel dijo...

No Ana. Es La Laguna. Me sorprendió ver como hay tanta belleza cerca y llevo cuatro años viviendo allí, y no había reparado en ello. Son los alrededores de mi casa.

Ángeles Jiménez dijo...

Si es que eres un artista para todo, qué bonita mirada fotográfica, una delicia de paseo, gracias por compartirlo.
Bs.

Miguel Angel dijo...

Los caminos nos hablan. Solo hay que tener los oidos abiertos para escuchar. Gracias a ti por acompañarme en el paseo.

Marimer dijo...

¡Madre mía!, si antes era una gozada venir a leerte, a veces sin dejar comentario porque no llego a la altura para hacerlo debidamente, ahora con fotos, que tienes un arte para "mirar" el encuadre perfecto, es doblemente una satisfacción.
Bss

Miguel Angel dijo...

Muchas gracias Marimer, pero tengo que decirte que no dejes de escribir por pensar que no estás a la altura. Siempre se está a la altura cuando se escribe lo que se siente. El corazón piensa y las manos hablan. Muchas gracias. Prometo seguir enseñando el mundo en futuras ocasiones por el ojo de mi cámara y más viendo cómo lo valoráis.

Nuwanda dijo...

A veces nos vamos lejos buscando "la esencia" y resulta que está taaan cerca... Preciosas fotos. ¿Eran frambuesas? ¿Ahí, tan cerca?

Miguel Angel dijo...

Cierto, muy cierto. "La esencia" está en todas partes. Me alegra que te hayan gustado las fotos. Hace poco que he rescatado esa vieja afición por la fotografía.
La foto no son frambuesas. Es el fruto de la zarza. Me llama la atención especialmente esa foto: ¡qué contraste de sus ramas espinosas con la belleza de su fruto que casi dice "cómeme"!

7 Plumas dijo...

Ls mejores cosas están dentro y junto a nosotros.
No te vayas a París para buscarlas.
FranCo

Miguel Angel dijo...

Cierto, FranCo. Cierto. Pero París tiene otras cosas, y para verlas hay que ir allí. Lo que si me doy cuenta cada vez que viajo es que, como aquí, en ningún sitio.