martes, 25 de octubre de 2011

Oscurece en Edimburgo.

Hace una semana que acabé de leer Oscurece en Edimburgo, un libro que se posó en mis manos un día siete de mayo (casualidades, siete de mayo, siete plumas, siete manos,...) en la Plaza de San Telmo, en Las Palmas de Gran Canaria. Ese día tuve la dicha de acudir a su presentación y conocer a algunos de sus escritores.
Oscurece en Edimburgo tiene varias cosas que la hacen atípica dentro de las novelas que he leído. No podía ser de otra manera. Siete manos, siete cabezas, siete escritores que no se conocían entre ellos. No había un plan preestablecido, un guión. El resultado, por tanto, es puro proceso creativo de tal forma que las ideas se plasmaban tal cual se iban hilvanando en las mentes de sus creadores y se iban volcando en el blog 7 plumas. Eso se nota en los primeros capítulos donde se aprecian pasos algo titubeantes, puertas abiertas, donde la historia podía tomar rumbos diferentes y que poco a poco van convergiendo tomando una dirección que, pensando en perspectiva, era muy difícil de predecir al principio de su lectura. Es un ejercicio donde los siete autores (Francisco Concepción, Anabel Consejo, Inma Vinuesa, Ana Joyanes, Dácil Martín, Amando Carabias y Marcos Alonso), lejos de llevar la historia por donde probablemente les hubiera gustado a título personal, supieron renunciar a sus gustos y, con respeto hacia los demás y espíritu solidario anteponiendo el resultado a ningún tipo de personalismos, culminaron la obra de un modo muy solvente.
Hay muchas cosas que destacar. Por un lado, no hay descanso en la lectura. En cada capítulo se suceden situaciones que son narradas con mucha intensidad. También los personajes, redondos, bien caracterizados, que se van modelando conforme avanzamos en la lectura de tal forma que al final no parecen lo que eran al principio.
Un consejo: si deciden perderse por las calles de Edimburgo no lo dejen de leer para luego retomarlo. El ritmo frenético y la trama no lo permiten, y luego cuesta volver a encontrar el camino. Lo mejor es leerlo "del tirón". Es la mejor manera de disfrutarlo.
Les recomiendo su lectura.

Libro: Oscurece en Edimburgo
Autores: Inmaculada Vinuesa, Dácil Martín, Amando Carabias, Francisco Concepción, Ana Joyanes, Anabel Consejo, Marcos Alonso.
Páginas: 341
ISBN: 978-84-614-8705-9

9 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Muchas gracias por esta reseña, Miguel Ángel. Creo que el que haces, es un juicio muy ajustado a la realidad. :)

Rosa dijo...

Gracias por la recomendación y besos desde el aire

7 Plumas dijo...

Un honor haberte tenido como lector.
Un abrazo,
Francisco Concepción

Miguel Angel dijo...

Amando, me alegra que me digas que he mirado más allá de la trama.

Rosa, de verdad, es un libro que tan solo por cómo ha sido escrito merece la pena ser leído. Si a eso añadimos que tiene una trama tan atractiva y un ritmo narrativo tan dinámico, seguro que disfrutarás con la lectura.

Francisco: toda una experiencia leerlo.

Inma Vinuesa dijo...

Muchas gracias.

Miguel Angel dijo...

Querida Inma. ¿Gracias? No. Enhorabuena. Ha sido un buen trabajo.

Ángeles Jiménez dijo...

Gracias, Miguel, por la reseña, me pongo a ello de inmediato.

Miguel Angel dijo...

Pues ánimo Ángeles. Camina por las calles de Edimburgo.

Ana J. dijo...

Cuántas ganas tenía yo de ver esta reseña!!!!!!
Muchas gracias, Miguel Ángel, nuestro reportero más audaz y entregado.
Qué gusto tener lectores como tú, amigos como tú!!!
Un abrazo enorme