sábado, 15 de septiembre de 2012

El curioso incidente del perro a media noche - Mark Haddon

Libro: El curioso incidente del perro a media noche
Autor: Mark Haddon
Editorial: Publicaciones y ediciones Salamandra S.A.
ISBN: 8498383730
pvp: 9,00 €
Ser padre de un hijo adolescente es tarea difícil. Si además se tiene la dificultad de que ese hijo está afectado del síndrome de Asperger, entonces podemos decir que la tarea se hace difícil y dura. Tomar la decisión de escribir sobre Christopher, un niño adolescente afectado de Síndrome de Asperger desde la perspectiva de cómo sus padres viven esa enfermedad, podría dar como resultado un libro bastante duro y seguramente lleno de historias paralelas que darían para llenar la papelera de muchos pañuelos rebosando lágrimas, pero escribirlo desde la perspectiva de ese chico para contarlo en primera persona, hace que asistamos a una osadía, y si además se consigue que la voz sea creíble podemos afirmar que estamos ante una genialidad. Mark Haddon tomó esa decisión, y le salió una genialidad, un libro ameno que nos retrata un drama familiar bajo la perspectiva de cómo lo vive ese hijo autista, una perspectiva, desde luego menos dramática. Eso me hace reflexionar sobre cómo somos los adultos.
Christopher vive en su mundo perfectamente ordenado y previsible. Tiene la habilidad de conocer el nombre de todas las capitales del mundo aunque su vida transcurre de la casa al colegio y del colegio a la casa y no soporta las aglomeraciones de los centros comerciales. Recita de memoria y sin equivocarse los números primos hasta el 7.507, y es capaz de contarnos con extraordinaria facilidad la ley de la relatividad o la razón de porqué para él no existe Dios y sí para otras personas. Sin embargo le cuesta relacionarse y no soporta que lo abracen (ni siquiera sus padres). Una noche frente a su casa ve ahorcado al Wellington, el perro de la Sra. Shers, la vecina. A Christopher le gustan los perros porque son más fáciles de entender que los humanos. Por eso lo recoge y le desata la cuerda y en ese momento lo sorprende la Sra. Shers que inmediatamente le culpa de la muerte del perro. Así comienza la historia. Christopher emprende una cruzada para demostrar su inocencia echando mano de las habilidades de uno de sus héroes de ficción: Sherlock Holmes y su lógica aplastante. Esa búsqueda es el detonante de una serie de acontecimientos en su vida que desmoronan poco a poco todo lo que era su orden perfecto, desvela algunos secretos familiares muy trascendentales y provoca que todo alrededor de él cambie.
El libro es ameno, y Hodden alterna capítulos donde Christopher nos cuenta acerca de cómo ve el mundo con otros donde nos relata los acontecimientos que se van produciendo. Eso hace que vayamos avanzando en paralelo en dos historias, la de cómo es él y la de los hechos, llevándonos de la mano para alcanzar a ver a través de los ojos del chico, cómo es el resto del mundo.
El curioso incidente del perro a media noche ha recibido múltiples elogios. En algunos foros se puede leer que su protagonista está a la altura de iconos de la literatura como Oliver Twist o el Holden Caulfield de El Guardián entre el Centeno. Yo diría que no es para tanto, pero sí que es un libro que merece la pena leer, por original, solvente, osado y ameno, y que recomendaría que se diera de leer a chicos adolescentes en los institutos. Desde luego Christopher es mucho mejor hablado que Holden, y además tiene un plan en la vida, porque tal como nos cuenta hacia el final del libro, él va a ser científico porque "fui a Londres yo solo, y porque resolví el misterio de ¿Quién Mató a Wellington? y encontré a mi madre y fui valiente y escribí un libro y eso significa que puedo hacer cualquier cosa."

2 comentarios:

Ángeles Jiménez dijo...

Estoy de acuerdo contigo en casi todo, en que es un libro estupendo, osado y original al tomar la perspectiva de la primera persona, difiero, como comprenderás fácilmente, en cuanto a que se puedan encontrar reminiscencias de Holden Cauldfield, ni de lejos, escribí que me parece un libro estupendo...

Ana J. dijo...

La referencia a Holden Cauldfiel me ripia, lo sabes. Sin embargo, estoy ansiosa por leer este libro (ya me han prometido que me lo prestarán).
Te contaré si se me parece con el ínclito Holden o no.