domingo, 30 de septiembre de 2012

Grita.


Si te cuentan que no existí.
Si te cuentan que tu roce nunca erizó mi pelo
y mi boca nunca te besó.
Si te cuentan que mis ojos nunca se empaparon
al sentir tus caricias
amorosas.

Si te cuentan que no fui libre.
Si te cuentan que nunca volé,
y espanté mariposas
y olí la frescura del rocío
en la mañana.
Si te cuentan que nunca abracé
las frases que saltaron
latiendo de tu garganta
angustiada.

Si te cuentan que no pude quererte.
Si te dicen que la vida se acorta
cuando se quiere vivir.
Si te cuentan que mi risa
nunca la escuchaste
porque nadie la oyó.

Diles que no fue cierto.
Diles que fue mentira.
¡Grita!,
grita que yo no puedo.

Grita que soy real.
Diles que estoy sintiendo.
Grita que soy feliz.
Diles que sigo viviendo.

                                                             A Nerea

4 comentarios:

Inma Vinuesa dijo...

Lloro de emoción ante este grito de vida.
Tiemblo con la sensación de que algo por dentro quiere salirse de mi leyendo esta prolongación de vida.
Sueño con tus letras realidades que no se palpan pero que están presentes.
Eres especial como la protagonista de este grito.

Susana Santamarina dijo...

Muchisimas gracias amigo poeta, gracias por devolvérmela un poquito. Eres afortunado si te guió para escribirlo. Qué hermosos tu y el poema que me regalas.

Ángeles Jiménez dijo...

La vida contenida en un grito, regalada, continuada en tus letras. Maravillosos tus versos, igual que tus sentimientos.
Un beso grande a Nerea.
Otro gigante para Susana.

angeles dijo...

genial!