viernes, 15 de febrero de 2013

Jornada de puertas abiertas

Hace unos días escribí una breve reflexión sobre la reencarnación. La vida en Sorbos ha supuesto una apuesta personal por retomar una vieja afición que por razones que no vienen al cuento dejé en un momento de mi vida. En mi camino se cruzó una segunda oportunidad de retomar esto de escribir y tomé esa dirección sin dudarlo, porque algo, ese-no-se-qué al que aludía en mi reflexión, me dijo que debía hacerlo, que el tren pasa otra vez y que quién sabe si volverá a pasar. Desde entonces no he parado de caminar, de escribir. Hoy hace dos años que os invitaba a acompañarme en este viaje de sensaciones que es La Vida en Sorbos. Quería agradeceros el haber estado aquí, a los que seguís desde el principio, a los que acudís a veces, a los que estuvieron y hace tiempo que no los veo (los echo de menos), a los que me arengaron y también a los que me dieron una colleja, que también me la merecí seguramente. A todos y cada uno, gracias. Quisiera abrir esta puerta hoy para que dejéis, a modo de buzón, sugerencias para seguir avanzando, nuevas rutas, nuevos caminos. Al fin y al cabo vais en este  vagón y quiero que os sintáis cómodos, confortables.
¡Hoy toca jornada de puertas abiertas!

11 comentarios:

Francisco Concepción dijo...

No te preocupes que del vagón no me voy a bajar.
Muchas felicidades por estos dos añitos.

Miguel Angel dijo...

Gracias Francisco por acompañarme. La Esfera Cultural también es mi motor.

Amando Carabias María dijo...

Mientras el cuerpo aguante aquí me tienes: hablando o en silencio estoy, intentando aprender y compartir.
Algo curioso: hace unos años, en 2005, supe que me tenía que dar a mí mismo esa segunda oportunidad. Aún no existía la blogosfera. Sé -lo tengo escrito- que esta segundo paso del tren junto a nuestro andén supone reconocer un tiempo perdido, pero no importa. Ni importa la estación en que vayamos a apearnos, importa el viaje -que diría Kavafis-. Y en este caso más aún importa, porque he encontrado unos compañeros de vagón EXCEPCIONALES, entre los que te cuento.

Ángeles Jiménez dijo...

Felicidades, mi querido compañero de viaje, y muchas gracias por permitirme subir a tu tren, es un placer viajar contigo.
Un abrazo con beso fuerte incluido

Ana J. dijo...

Yo me subí a este tren de polizón y aquí sigo, encantada de viajar contigo.
Felizsegundoaniversario! Por muchos, muchos, muchos más!

Miguel Angel dijo...

Muchas gracias Amando. Es curioso también, no te conozco personalmente, pero es como si te hubiera conocido de toda la vida. Eres excepcional tú también. Un fuerte abrazo, amigo.

Miguel Angel dijo...

Me alegra que el viaje te resulte placentero, Ángeles. Me esmeraré este próximo año en que sigas igual de encantada de viajar conmigo.

Miguel Angel dijo...

¿Tú polizona, Ana? Qué va. Si tú tenías asiento reservado desde el principio. Un placer tenerte por aquí. Un fuerte abrazo

Susana Santamarina dijo...

Con "Una vida" me conquistaste y con "Grita" me enamoré de tí por completo. Seguiré tu tren siempre Miguel Ángel. Muchas felicidades.

Miguel Angel dijo...

... y yo el tuyo Susana. Eres de las personas más grandes que he conocido. Un lujo tenerte acompañándome en mi camino. Un fuerte abrazo

Maria Rosa Da Costa dijo...

Buenas noches y felices fiestas a todos. Yo, como espontánea, me atrevo a asomarme a vuestra casa. Gracias Miguel por tus comentarios sobre mi hija Esther. Por describir con tanta exquisita y bella sencillez las cualidades de su voz y arte. Esther: aquella chica rubia, cantante de jazz.