domingo, 14 de julio de 2013

After Earth

cartel anunciador de la película
El pasado sábado fui al cine con mis hijos. Mi hijo mayor me decía que quería ver After Earth por dos motivos: por Will Smith que es un actor que le gusta y por el trailer, ya que parecía ser una película entretenida, por lo de la acción y todo eso. Luego estaba algo en lo que él no cayó pero yo sí, su director Shyamalan, al que siempre intento dar segundas oportunidades después de que me dejara impresionado hace ya algunos años con su revolucionario Sexto Sentido. Creo que no le daré más oportunidades. After Earth dista mucho de ser una película que cautive ni por el resultado en la dirección ni por el papel interpretado por sus actores. Claro que, después indagando, he descubierto que Will Smith aparte de ser actor fue quien inspiró a Shyamalan con la idea para escribir el guión y eso se nota mucho: parece como si la película estuviera hecha a medida de un padre que quiere enseñar a su hijo lo que significa hacerse mayor. Will Smith cede todo el protagonismo a su hijo Jaden (también hijo en la vida real) que es quien acapara todas las escenas de acción ya que Will Smith se pasa casi toda la película incapacitado para moverse, postrado en una silla, y Jaden está aun muy verde para asumir tanta responsabilidad.

La sinopsis es la siguiente: La Tierra, a raíz de la acción del hombre, sufre una serie de cataclismos que obligan a la humanidad a abandonarla. Se crea un asentamiento humano en un nuevo hogar llamado Nova Prime. El general de los Rangers, Cypher Raige (Will Smith) regresa a su casa después de una larga misión. Allí lo espera su esposa y su hijo Kitai (Jaden Smith), que ha crecido aspirando a convertirse en un Ranger como su padre, pero que ha fracasado en su intento. Cypher, al llegar a casa, se da cuenta de que se ha perdido toda la infancia de su hijo y, para intentar recuperar el tiempo perdido, decide llevárselo en su última misión antes de jubilarse, un viaje aparentemente tranquilo en el que los dos, padre e hijo, podrán charlar largo y tendido. Pero el destino les juega una mala pasada y sufren una tormenta de asteroides; la nave se avería y se estrella contra la Tierra, que se ha convertido en un lugar peligroso para el ser humano. Cypher queda muy malherido en el aterrizaje y debe ser su hijo Kitai quien ha de recorrer ese mundo hostil en busca de una baliza de rescate que ha caído en un lugar alejado a unos cuantos kilómetros de donde se encuentran: es la única esperanza que les queda para sobrevivir. Kitai asume el riesgo como una prueba personal y también como una manera de demostrar a su padre que puede hacerlo tan bien como él lo haría. Debe encontrar la baliza sabiendo que hay un ser alienígena, especialmente diseñado para destruir a los humanos, que es ciego y que es capaz de detectar a éstos a través de las feromonas que segregan en estados de pánico, es decir que digamos que esos alienígenas son capaces de oler el miedo.




La historia no es nueva, es un tópico más de la historia del hijo queriendo demostrar al padre de que ya es mayor o de que la Tierra acaba destrozada por culpa de nuestra mala gestión de los recursos. Lo que sí me resultó interesante fue el lenguaje metafórico del paso de la adolescencia a la madurez y de lo que significa el miedo. Cypher le dice a su hijo Kitai una frase cargada de simbolismo: el peligro es muy real, pero el miedo es una opción. Kitai intentará madurar en torno a esta idea, algo que logrará superar al final de la película. Mientras tanto tendrá recaídas y reclamará la ayuda de papá, que no podrá acudir. El monstruo alienígena, ciego pero capaz de oler el miedo, es una metáfora de esos miedos del ser humano, el miedo irracional a lo que no ha pasado ni sabemos si va a ocurrir. Sólo existe el presente, el miedo es fruto de nuestra imaginación, de lo que creemos que va a suceder en el futuro, somos ciegos a ese miedo, germina en nuestra imaginación, pero somos capaces de olerlo. Ésta y muchas otras metáforas hacen que la película, más que un film de acción, yo la vea como un film psicológico.
Si buscan una película de acción, no vayáis, hay muy pocas dosis, los actores están mal y los planos elegidos y lo que ocurre es muy previsible. Si buscáis una película para destapar una conversación interesante con vuestros hijos adolescentes acerca del camino para hacerse adultos, podéis ir, pero sabiendo que vais a ver una película sin florituras.

Ficha técnica:
Película: After Earth
Año: 2013
Duración: 100 minutos
Director: M. Night Shyamalan
Guión: M. Night Shyamalan
Actores: Will Smith, Jaden Smith, Sophie Okonedo, Zoe Kravitz
Web oficial: http://www.afterearth.com/site/

6 comentarios:

Ana J. dijo...

Pues no iré, está claro.
Qué pena, con lo bien que pintaba Shyamalan!

Ángeles Jiménez dijo...

Pues le habíamos echado el ojo, pero si lo que la salva es la trama psicológica, las prefiero puras, se va a lo que se va.

Miguel Angel Brito dijo...

Shyamalan es un extraño caso de director que entra por la puerta grande y que luego se diluye. Suele ser al revés como ocurren las cosas. No sé qué ha pasado, pero ya lleva varios fiascos.

Ángeles. También puedes dejarte llevar, pero no hay mucha acción, por ejemplo, que es lo que se intuye por el trailer o la presencia de W Smith.

Mapachito dijo...

Buena crítica hermano!

Miguel Angel Brito dijo...

Gracias Alexis. Es mi opinión, pero como toda opinión es muy cuestionable. Si vas a verla me gustaría saber si coincide o no con la mía.

Carlos Cuesta dijo...

Muy buena crítica. Muy comedida y totalmente acertada, aunque el análisis que hace la propia película sobre el tema del miedo me parece muy superficial.