sábado, 25 de febrero de 2012

El Surrealismo rural: Nos dejaron el muerto.

Nos dejaron el muerto
Autor: Víctor Ramírez
Editorial: Anroart Ediciones S.L.
ISBN: 978-84-96887-14-5
págs: 291
Una amiga me dejó de regalo de Reyes el libro "Nos dejaron el muerto" de Víctor Ramirez (Las Palmas de Gran Canaria, 1944). Le pedí a Ángeles, que así se llama mi amiga, que me lo dedicara, y ella escribió: "Este libro es para que empieces el 2012 tan productivamente como el año anterior". Así que oye, que allí me metí con él nada más empezar el año y ayer lo terminé.
"Nos dejaron el muerto" (1984) es la segunda novela que escribió Víctor Ramirez, y es mi primer contacto con el autor y, después de leerlo, no será el último.
Nos dejaron el muerto es puro surrealismo. Yo lo definiría como surrealismo rural canario. Víctor nos lleva a una situación de lo más insólita, y usando como telón de fondo algo tan dramático a priori como es el velatorio de un muerto, nos cuenta toda la historia de un vecindario, con sus señoritos venidos a menos y sus amores venidos a más, con sus putas y mendigos, sus gracias y sus miserias. No falta de nada: un cura malhablado y sus monaguillos, un escondido de los falangistas, peleas de gallos, partidas al envite, chiquillos que hacen de las calles sus vidas,... y un muerto, con sus hijas y viuda y todo.
El protagonista, del cual por cierto no sabemos el nombre en toda la obra (ni falta que hace), nos cuenta en primera persona la historia de su portón (o portal para los que no sois canarios), de todo lo que ven sus invisibles ojos a las miradas de los adultos, usando como nexo de unión entre los personajes una experiencia vivida en su niñez en torno a un velatorio, el del difunto Don Lucio Falcón, que a pesar de no haber vivido con ellos, ni ser familia, por solidaridad de esas, de las de antes, de las de ¡oiga, faltaría más mujer, para eso estamos los vecinos!, termina siendo velado en el salón de su casa.
He estado sentado durante un mes junto al protagonista, a su vera, escuchando esta historia desde esa voz tan original y bien construida que ha logrado Víctor Ramírez. Un personaje ya mayor, que ha enterrado a todos los suyos, a pesar de "lo suyo", un tipo de enfermedad que no desvela en toda la novela, que le pronosticaba pocos años de vida, y que sin embargo no acabó con él. La voz fluye, tal cual, muy distinta a las que he leído, muy natural, síntoma inequívoco de que es Víctor Ramírez un gran escritor.
De este libro, en 2007, Juan Carlos Falcón escribió el guión y dirigió la película "La caja", con Ángela Molina, Elvira Mínguez y Antonia San Juan, entre otros actores, obteniendo un notable éxito de crítica.



Les recomiendo la lectura de este libro u otro de Víctor Ramírez. Ya me han chivado que no es su mejor libro. Así que pienso repetir, porque si este me gustó, ¡qué no se dará en algún otro! Tengo para elegir hasta cinco novelas más: Lo más hermoso de mi vida (1982), De aquella zafra (1992), Sietesitios queda lejos (1998), El arrorró del cabrero (1999) y En la burbuja (2000). También tiene publicados cuatro libros de cuentos: Cuentos apátridas, Cuentos cobardes, Arena Rubia y otros relatos, y Desde el Sur. Así que me animaré.

6 comentarios:

Marcos Alonso dijo...

Me encantó esta crítica literaria. Así que con tu permiso me lo llevo para el Facebook. Enhorabuena.

Isabel Expósito dijo...

Me dejaste, con esta reseña, la curiosidad y el deseo por adentrarme en este mundo surrealista del que nos hablas. Me pondré en ello.

Miguel Angel dijo...

Me alegra, Marcos, que te haya gustado. Estás permisado, faltaría más.

Miguel Angel dijo...

Isabel. Para mi era un desconocido. Si decides ponerte, no se si te gustará, porque en esto de gustos literarios, ya sabes que nada hay escrito, pero te aseguro que no te va a dejar indiferente. Y es canario. A veces no lo valoramos, pero tenemos muy buenos escritores por estas tierras y Víctor Ramírez es de los que hay que leer, desde luego. Yo he tardado, pero no tardaré en repetir.

Ángeles Jiménez dijo...

Fantástico, ese nuevo movimiento literario canario, "surrealismo rural canario", aunque yo lo ambiento en una ciudadela en pleno centro de Las Palmas. Es genial el libro, genial también tu visión critica. Me alegro de que lo hayas disfrutado.
Besos

Miguel Angel dijo...

Gracias Ángeles. Me gusta más Surrealismo rural que Surrealismo urbano. Aunque es verdad que está ambientado en un barrio de Las Palmas, lo que está claro es que la situación podría trasladarse a cualquier ámbito geográfico. Pero surrealismo, lo que se dice surrealismo, respira por las cuatro esquinas esta genialidad de Víctor Ramírez. Muchas gracias a ti por el regalo. Me ha encantado. Besos para ti también.